Tendencias>nota

blog single post

¿Qué pasa si dejamos de usar shampoo?


¿Has pensado cómo podría ser tu vida si le dices "hasta pronto" a tu shampoo? Te contamos que, en los últimos años el movimiento de no poop (del inglés no shampoo) ha motivado a cuidar la higiene capilar sin el uso de un shampoo comercial.

Y es que lo cierto es que el uso constante de los shampoos sintéticos provoca el retiro de los aceites naturales del cuero cabelludo, por lo que este requiere producir el doble para compensar dicha ausencia. De modo que se genera un círculo vicioso en el que, para evitar el exceso de los aceites naturales, se requiere el shampoo sintético.

Es más, estudios recientes que van de acuerdo con investigaciones de Greenpeace explican que el shampoo sintético se encuentra relacionado con la deforestación de áreas verdes a causa de la extracción de aceite de palma, lo cual ha puesto en peligro de extinción a varias especies, como el tigre de Sumatra y el orangután de Tanjung Puting.

Hay un libro que, tal vez, pueda resultarte útil si decides dar el paso de abandonar el shampoo. In Happy Hair: The Definitive Guide to Giving Up Shampoo (Con un cabello feliz: la guía definitiva para renunciar al shampoo), Lucy Aitken Read da a conocer los resultados efectivos de no utilizar shampoo durante 2 años (y contando). Aunque admite que, al principio, era incómodo por la etapa olorosa y grasosa, su cabello se tornó más fuerte, sano y brillante pasando esa fase.

Pero si no quieres ser tan "extrema" e ir poco a poco, nuestro consejo es resistirse a esa etapa, mantenerse constantes y aguantar durante un par de días. Después opta por alternativas naturales que fortalezcan y limpien el cabello, tales como bicarbonato de sodio o vinagre de sidra de manzana. Basta con que repitas ese proceso cada 5 ó 7 días mientras que, diariamente, lavas tu cabello con agua.

Nuestro consejo es que en una jarra de vidrio revuelvas el agua con dos cucharadas de bicarbonato de sodio. Vierte la fórmula en tu cabello y, posteriormente, enjuaga. Luego, en la misma jarra de vidrio, vuelve a revolver dos cucharadas de vinagre de manzana y agua. Vuelve a verter la fórmula y enjuaga casi inmediatamente.

Esta es la nueva "tendencia" que se está poniendo de moda entre las mujeres que quieren que su cabello no sufra tanto con el uso del shampoo y cuidar, en la medida de sus posibilidades, el uso del medio ambiente y la conservación de nuestra fauna.




0