Crecimiento en Comunidad>nota

blog single post

¡A mi díganme cuarENTERA! Segunda Parte


Por Gabriela Vázquez Cobo.    Experta en comprender la conducta humana desde investigación de mercados, coaching y psicoterapia. 

 

(Continuación)............sin importar la seriedad o la actitud de broma con la que lo hayan dicho me pregunté ¿a los 40 ya tengo que usar todo debajo de la rodilla? Pero si yo siempre he sido fan de Tina Turner. La respuesta es no, como cuarENTERA puedo seguir usando vestidos y minifaldas, sin caer el “putivestido”. Es decir, si tengo las piernas y me gusta el estilo no voy a empezar a comprarme faldas floreadas hasta el talón. Mi actitud y estilo es jovial y así seguiré siendo porque quiero……y porque puedo, para eso soy una cuarENTERA.

 

Otro muy bonito. Tengo 40, no tengo pareja, no tengo hijos. Parezco el cliché de la ejecutiva que ha dejado de lado su vida personal por seguir una carrera y créanme que no, soy lo menos workoholic que hay. Soy cumplida y me gusta hacer bien mi trabajo, me gusta ganar, y si no tengo pareja ni hijos significa que ese tiempo lo he aprovechado bien desarrollándome profesionalmente. Fregada estaría con 40 años, sin pareja ni hijos y sin haber tenido un avance profesional importante ¿o no? Como cuarENTERA sé claramente que mi prioridad es mi felicidad, crear condiciones de vida que me ayuden e impulsen a disfrutar todos los días, y esto significa que en vez de estar lamentándome por lo que no tengo me ocupo de crecer lo que sí tengo. Pero esperen que este tema lo tocaré en entradas futuras porque no es poca cosa. El tema es que como cuarENTERA puedo decidir quedarme o irme de relaciones sin tener miedo y está bien porque decido sobre mi bienestar en vez de sobre las presiones (ansiedades) sociales o mis miedos y, sobre todo, puedo tener una carrera profesional padrísima sin tener que sacrificar mi vida por ella.

 

La onda princesas es que ser cuarENTERA es la onda. Vivo de forma alegre lo que me trae la vida, me esfuerzo por conseguir aquello que quiero, tengo actividades de disfrute, cultivo mi mente, mi salud, mi cuerpo y mi vida espiritual, sigo teniendo planes y proyectos personales y profesionales que me inspiran, tengo chinches en el cerebro y siempre estoy pensando ¿qué más?, ¿qué sigue?, tengo pasión por la vida por lo que una terminación “onda” no me queda.

 

Por supuesto que también hay ansiedades, miedos de pensar si hay decisiones que no me pesaran más adelante, hay momentos en los que quiero tirar la toalla o dejarme ir, cuando ha pasado tiempo sin un “significant other ” me dan ratos de soledad, tengo una voz muy canija que me recuerda errores y debilidades, me enojo en mi chamba, tengo que tomar en ocasiones decisiones fuertes, no es que todo el día voy de colores por la vida cantando trala la, trala la. Pero lo fregón de ser cuarENTERA es que sé que sólo son momentos y se van, se van porque hasta ahora la vida que he construido, las relaciones con mi familia y amigos, mis actividades extracurriculares, mi trabajo y sobre todo mi vida interna están increíbles y son los mejores pilares para cuando tengo un bajón poder recurrir a tantas personas y happy places en mi mente que lo único que queda es disfrutar la vida.

Por eso y por muchas otras cosas es que les pido que si se van a referir a mi edad mejor me digan cuarENTERA.

 

 




0